Cuando vamos a una primera cita, tenemos la ilusión de que todo fluya, la persona nos agrade y pasemos un rato agradable.

La primera señal que nos indica si la cita ha ido bien o no, es que cuando finaliza, nos sentimos contentos y sonrientes.

Aun así, si lo que queremos es encontrar una pareja estable, seguramente analizaremos todos los detalles. Pues existen algunas señales que determinan como ha ido la cita. Te puedes preguntar las siguientes cuestiones:

  • ¿Te ha gustado físicamente, has notado atracción sexual?
  • ¿La conversación ha sido fluida? ¿Ha habido un interés mutuo a la hora de preguntar, explicar, y hablar de los distintos temas o has sentido que no se interesaba mucho por ti?
  • ¿Habéis encontrado intereses comunes que os haya permitido sentiros cómodos en los temas?
  • ¿Se ha mostrado respetuoso/a y amable?
  • ¿Los temas de conversación fueron saliendo sin que se creasen silencios incómodos?
  • ¿Te gustó su forma de pensar?
  • ¿Ha estado presente en la cita o ha mirado varias veces el teléfono e incluso se ha puesto a escribir WhatsApp o a hablar por el móvil?
  • ¿Te ha estado hablando mirándote a los ojos, sonriendo, inclinado hacia ti mientras hablaba, o lo has notado inquieto, mirando alrededor, y controlando el reloj?
  • ¿Te ha dado la sensación de que la persona se había arreglado para la cita, viniendo aseado y bien vestido?
  • ¿Te ha escuchado activamente?
  • ¿Se te ha pasado el tiempo rápido?
  • ¿A la hora de despedirte has notado un alivio o ganas de quedarte?
  • ¿Después de la cita, una vez en casa, os habéis enviado mensajes para decir algo sobre el encuentro?

En una primera cita puedes conocer un poco a la otra persona y tener una idea general de cómo es, pero también hay que tener en cuenta que los nervios y la emoción pueden jugar malas pasadas. Sin querer puedes mostrarte excesivamente callado, hacer demasiadas preguntas, o tocar temas que no era necesario tocar.  Lo que hay que valorar principalmente es si te has sentido a gusto, ha habido interés mutuo, ganas de que la cita funcionase, y por su puesto si has sentido el feeling suficiente como para volver a quedar.

En una próxima cita, si es que ha funcionado la primera, seguramente los dos estaréis más relajados y podréis actuar de una forma más natural, sin la presión de la incertidumbre.

Disfruta de cada encuentro y de ir conociendo a la persona poco a poco para llegar a establecer la relación deseada.